miércoles, 23 de diciembre de 2015

Este jueves: Recordando a Eduardo




La he encontrado bajo mi árbol de Navidad. La carta no tiene remite. Lacrado el sobre, mi nombre escrito con  trazo firme y caligrafía dulce.
La abro con sumo cuidado, justo como  cuando se abraza a alguien que se quiere. Es una corazonada.  ¿Eduardo?
Un regalo que me da la vida, ésta es una de esas cartas que no fueron enviadas a tiempo y que hoy llega al buzón de mi alma para recordar a un amigo, todo humanidad y sabiduría.
Eduardo escribió sus historias en nuestra historia  con tinta indeleble.
Se fue... dejando una  sonrisa de papel bajo mi árbol, palabras con alas, una despedida, un beso de luz…

(Perdón  si no os cuento lo que dice la carta…la correspondencia es sagrada)

10 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Rosa, enormemente agradecida por esta cálida carta que le has dedicado a su recuerdo...muchas, muchas gracias por tu emotividad, por tu bella dedicatoria.
Un fuerte abrazo y te deseo lo mejor para estas Fiestas.
=)

Pepe dijo...

Me queda Rosa con esas historias escritas en nuestra historia, esas que hacen que su huella sea indeleble.
Un fuerte abrazo.

Sindel Avefénix dijo...

Precioso! Un toque diferente para recordar a nuestro compañero que me ha dibujado una sonrisa de ternura.
Un beso enorme y muy felices fiestas.

Carmen Andújar dijo...

Ese es su mejor legado amiga mía, sus cartas y a traves de ellas siempre lo tendremos en nuestro corazón.
Un abrazo

ReltiH dijo...

UN POST MELANCÓLICO.
ABRAZOS

MOLÍ DEL CANYER dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
MOLÍ DEL CANYER dijo...

Letras, palabras, que mejor regalo de Navidad. Precioso escrito, besos.

Juan Carlos Celorio dijo...

Emotivo recuerdo, ¿y si nos llegara alguna de esas cartas? A ti te llegó y lástima que la correspondencia sea sagrada, porque seguro que lo que dice tiene mucho poso, y trasmitirá algo de su sabiduría.
Un navideño abrazo, querida amiga.

Charo dijo...

Yo estoy segura de lo que te decía en esa carta, que eres una persona dulce y entrañable y que escribes con un sentimiento que transmite todo lo que tu quieres.
Un beso.

José Vte. dijo...

Esas cartas que Eduardo escribía cada semana, bien cargadas de sabiduría y experiencia. En ellas trasmitía la presencia de una pesona serena, cercana y amable.
Emotivos recuerdos.

Un abrazo